Irlanda y sus cuatro estaciones

Irlanda y sus cuatro estaciones

Por Silvia Corral 

Cuando les dije a mi familia y amigos que me marchaba a Irlanda, una de las cosas más cuestionadas de mi destino fue el tiempo. Y no me refiero a por cuánto tiempo pretendía marcharme, no: hablo de la meteorología del país. Conocido por muchos por su verdor, no cabe duda de que Irlanda es un país muy verde. Y eso en gran parte es gracias a su clima, mayormente gris y lluvioso.

Pero esta isla os puede sorprender… y mucho. Tienen un laaargo invierno, donde la lluvia predomina sobre todas las cosas, y es acompañada en muchas ocasiones por nieve y viento. Y luego, primavera, verano y otoño se funden para formar una entrañable estación conjunta donde puede pasar absolutamente de todo en menos de 24 horas.

Os pongo un ejemplo para que os quede claro: un día de agosto me desperté con un cielo gris y encapotado. Había quedado para ir a un festival agrario – algo que totalmente os recomiendo – y me vestí acorde con lo que vi a través de la ventana de mi habitación. Una vez preparada, salí de casa y el viento me “ayudó” a llegar a donde tenía que coger el autobús.

De camino al festival – a unos 10 kilómetros de mi casa -, el sol empezó a hacerse un hueco entre las nubes para alegría de todos los asistentes. Y es que tan solo media hora después, la estrella más brillante de todas lucía con fuerza sobre un cielo azul que nada tenía en común con el que me había despertado tan solo un rato antes.

Pero claro, el clima irlandés se lo pasa pipa enloqueciéndonos a todos: una hora más tarde, la nube más grande y gris de la historia de las nubes, se posó sobre nuestras cabezas y llegó un intenso diluvio de aproximadamente una hora…

Y lo mejor de todo es que si eso hubiese pasado en mi ciudad natal, la gente hubiera dicho que se había arruinado el día. Pero los irlandeses no son así, no se dejan afectar por lo que haya sobre sus cabezas: empapados y con los pies embarrados, todos disfrutamos del festival hasta que la noche fue cayendo y llegó la hora de volver a casa.

Irlanda, por ello, es considerado el país en el que es habitual tener en un día las cuatro estaciones. Y con razón. Pero no desesperéis: también hay hueco para el verano real, para ver caer las hojas de los árboles y para más tarde verlos de nuevo florecer. Y ésta es solo una parte de mi historia, la historia de cómo Irlanda cambió mi vida.

Silvia Corral

26 años. Periodista. Galega. Ciudadana del mundo.

 

social position