Irlanda y mi ‘madre’ Roberta